Tres formas de supervisión de rendimiento